Columnas

Propone Sergio que se dé publicidad a los no incondicionales

Arturo Reyes Isidoro

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna, propuso una iniciativa de reforma a la Ley General de Comunicación Social para que el Gobierno federal contrate difusión de propaganda gubernamental sin que sea un obstáculo la línea editorial de los medios de comunicación.

Su iniciativa busca corregir las deficiencias que determinó la Suprema Corte de Justicia de la Nación al resolver un amparo contra dicha ley, en materia de topes para precisar el gasto en comunicación social y omisiones legislativas contrarias a la libertad de expresión.

Anoche el diario Reforma publicó una amplia nota informativa de su propuesta contenida en la Gaceta Parlamentaria de ayer martes 23 de marzo. Con ella cumplió con el plazo que fijó la Corte de que los ajustes a la citada Ley estén listos en el actual periodo de sesiones, que concluye el 30 de abril.

“Los servidores públicos de los Entes Públicos, por sí mismos o por terceros, deberán abstenerse de realizar cualquier conducta que, de manera directa o indirecta, tenga por objeto, efecto o fin influir, sugerir, recomendar, exigir, u obligar a los Medios de Comunicación a que sus contenidos se ajusten a cualquier criterio editorial o contenido determinado, a cambio de la contratación presente o futura de la difusión de propaganda gubernamental”.

“Tal prohibición incluye cualquier acto de los servidores públicos de los Entes Públicos por virtud del cual pretenda incidir o influir en la equidad de la competencia entre los partidos políticos, precandidatos y candidatos, ya sea en periodos de precampaña o campaña electoral, o fuera de dichos periodos”.

Gutiérrez Luna sabe muy bien que en gobiernos como el de Veracruz toman represalias contra empresas o ejecutivos o directivos de medios si no se alinean con el Gobierno o si tratan de actuar con independencia. A periodistas del puerto de Veracruz a los que daban algún apoyo publicitarios se los retiraron porque lo fueron a visitar a la Ciudad de México. Otros están amenazados de que si le publican su información sufrirán las mismas consecuencias.

En todo el gremio, en propios y extraños, su iniciativa seguramente va a caer bien y si la saca adelante será un gran avance en el fortalecimiento de la democracia en el país, incluso puede bajar críticas al presidente.

Los une la consulta… por ahora

Mmm, ¿cuates, el delegado de Bienestar Manuel Huerta y el gobernador Cuitláhuac García?

Luego de que hace cuatro meses el gober bajó el hacha y dio por superadas diferencias, pareciera que ahora viven un idilio… político.

El 22 de noviembre, Cuitláhuac declaró: “independientemente de las pequeñas diferencias que alguna vez tuvimos, nosotros tenemos, tanto él como un servidor, como alta prioridad la atención y la efectividad de los programas del presidente en Veracruz”.

Esas “pequeñas diferencias” habían llevado a los del palacio de gobierno a desatar una campaña mediática, operada por el secretario Eric Cisneros,  para desacreditar al funcionario federal.

Llegaron al extremo de recortarlo de las fotos de los actos oficiales a las que tenía que asistir por su cargo e incluso omitían su nombre en sus boletines de prensa. Manuel guardó silencio, se enconchó y aguantó vara, hasta que necesitaron de él.

Con bajo perfil mediático, por el aparatote que maneja con los programas sociales (más de 60 mil millones de pesos de presupuesto para este año), casi no se ve, pero se siente, y además es quien realmente tiene todo el padrón de los beneficiados, potenciales votantes y aliados de la 4T.

El año pasado agacharon la cabeza y lo tuvieron que buscar: le pidieron que los ayudara compartiéndoles cifras para sus declaraciones ante la prensa (de vacunados, de beneficiados, etc.), para tratar de ganar votos ante las elecciones que tendrían lugar.

Ahora sí, para usar un verbo del gobernador, se intuye que del Palacio Nacional instruyeron al delegado que los ayudara, que les compartiera su información, y solo así fue como lo empezaron a dejar de hostilizar, a invitar a que estuviera en las conferencias de prensa en el palacio de gobierno y a no recortarlo de sus boletines.

Ahí la llevan desde entonces, aunque, según se sabe, Huerta no ignora que Cuitláhuac, Eric y Rocío Nahle traen escondidos en sus espaldas un pesado garrote para descalabrarlo cuando lo consideren oportuno y se pueda. Juegan su juego, cada uno, pues.

Cuitláhuac, “invitado de honor” de Bienestar, ayer

Ayer, la Secretaría de Bienestar celebró en Xalapa una “jornada de capacitación” a los gobiernos municipales “en la Construcción del Bienestar”, que presidió la titular de la dependencia federal, Ariadna Montiel Reyes, y que tuvo como “invitado de honor” al gobernador Cuitláhuac García. Invitó al acto Manuel Huerta.

El ritual se cumplió y la secretaria federal chocholeó al gobernador: “hemos sido compañeros de lucha y sé de su probada honestidad y el de su equipo de trabajo para que en su conjunto vayamos empujando el elefante” (se ve que se está amarrando por si, en una de esas, resultara, finalmente, la candidata del presidente a la gubernatura, porque es veracruzana por su padre).

Andan, pues, de manita sudada, y no precisamente porque llegó la primavera. En el fondo están jalando juntos para que no fracase en Veracruz la consulta de revocación de mandato, lo que de suceder le pegaría al presidente, y de rebote a ellos. Saben que si se hunde el barco se hunden todos.

La secretaria vino a agitar las aguas para motivar a los alcaldes a jalar votos, porque al cerrarse la lista nominal del INE el pasado 2 de marzo Veracruz se colocó entre los tres primeros con más votantes solo debajo del Estado de México y de la Ciudad de México, y el gobierno federal tomó debida nota.

Veracruz, pues, es clave para el éxito de la consulta del domingo 10 de abril, y tanto el gobernador como el delegado tienen la instrucción de meterse a fondo para obtener el mejor resultado y, ni modo, tienen que dar imagen de unidad con abrazos y apapachos.

Y luego Ariadna Montiel y Manuel se fueron solos a trabajar

Luego del acto formal, ayer, ya fuera de cámaras, la secretaria de Bienestar Ariadna Montiel Reyes se fue a campo a trabajar, como lo hace cada que viene al estado.Acompañada por el delegado Manuel Huerta arrancaron en Veracruz el pago del Programa de Producción del Bienestar en la congregación Dos Ríos del municipio de Emiliano Zapata.

Viejos conocidos y compañeros de trabajo desde que inició el gobierno de la 4T, ella entonces en su calidad de Subsecretaria del ramo, esa ha sido su constante: ir a trabajar a las mesas donde se inscriben beneficiarios y donde se entregan los apoyos, y escucharlos.

Ariadna, con raíces en Chicontepec, es una de las funcionarias más cercanas al presidente, desde 2019 ha venido muchas veces al estado en plan de trabajo, aunque siempre con muy bajo perfil mediático, siempre acompañada por Manuel, y en la posición en que está ahora podría llegar a ser la versión femenina del caballo negro y aparecer en la recta final de los aspirantes y precandidatos a la gubernatura en 2024.

Ayer dio muestras de su colmillo político, de que sabe ser “grilla”, cuando le tiró flores al gobernador, por si acaso, se supone, llega a necesitar de él.

Pero lo primero es lo primero y tienen que sacar los mejores resultados en la consulta de revocación de mandato, lograr el millón 399 mil votos (quito el mío) que les han puesto como meta.

Eleazar (Unidos Todos) ignoró a Manuel en su información

Sobre el acto de ayer, la agrupación Unidos Todos, creada por el subsecretario de Finanzas Eleazar Guerrero Pérez, publicó en Facebook un resumen de la nota oficial, pero no mencionó al delegado Manuel Huerta, solo a la secretaria Montiel Reyes.

Unidos Todos es una estructura paralela partidista de Morena al servicio del gobernador Cuitláhuac García, que dispone de todos los recursos económicos posibles y que organiza y maneja lo mismo campañas de candidatos que acarreos masivos a actos oficiales o que obliga a los trabajadores a que confeccionen en las oficinas propaganda de Morena, a que salgan en brigadas a hacer proselitismo y a que vayan a votar. Usa como fachada para operar el Instituto de Capacitación para el Trabajo (Icatver), que depende de la Secretaría de Trabajo a cargo de Dorheny García Cayetano, presunta media hermana del gobernador.

Cerró fuerte el candidato del PRD en Chiconamel

Significativo por concurrido fue el cierre de campaña del candidato del PRD a la alcaldía de Chiconamel Alejandro Sánchez Franco, el que más pelea le dará a Morena y su candidato. Al acto asistió el dirigente estatal Sergio Cadena Martínez.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: