Columnas

El cordial abrazo de Sergio a Cuitláhuac

Arturo Reyes Isidoro

Dos hechos alentadores, que convocan a la unidad de Veracruz, por la relevancia de los actores involucrados, han tenido lugar con una diferencia de solo dos días.

El lunes, el diputado federal Sergio Gutiérrez Luna, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, tuvo un gesto propio de un político profesional.

Ese día en sus cuentas de las redes sociales publicó: “Hoy cumple años Cuitláhuac García Jiménez, gobernador de nuestro querido Veracruz. Te deseo un feliz día y mis mejores deseos para que vengan muchos años más de salud y vida. Tienes todo mi respeto, Gobernador. ¡Un cordial abrazo!”

Este miércoles, en el auditorio Aurora Jiménez, de la Cámara de Diputados, en San Lázaro, el doctor Tonatiuh García Jiménez, un virtuoso de la viola, integrante desde hace quince años de la Orquesta Sinfónica de Xalapa (OSX), maestro en Musicología por la Universidad de Granada, recibirá un reconocimiento de manos del diputado Gutiérrez Luna.

El reconocimiento es a la OSX, pero quiso el director titular, Martin Lebel, que el talentoso músico junto con otro grupo de compañeros suyos recibiera el galardón.

Dicen mucho la actitud personal de Sergio, pero también la de Tonatiuh, pues dan muestras de que con madurez es posible la convivencia al margen de posturas políticas (que se sepa, el músico no se involucra, aunque es imposible disasociarlo de su hermano).

El columnista sabe que al diputado federal no lo anima ningún deseo de confrontarse con nadie, menos con sus compañeros de partido, y en especial con el gobernador, al que guarda respeto y consideración. “Su postura es invariable”, me han dicho personas cercanas a él.

El proceso sucesorio de 2024 ha arrancado ya y pronto el escenario, la pradera estará muy seca lista para arder ante cualquier chispa de confrontación, por lo que gestos conciliatorios deben ser bienvenidos, y lo deseable es que la próxima contienda se dé en un clima de altura, de civilidad política, de respeto dentro de las diferencias y del camino que tomen los aspirantes a la gubernatura y otros cargos.

Ayer en el edificio de San Lázaro, en las diversas actividades que tuvieron lugar, fue notable la buena relación de Gutiérrez Luna con sus compañeros legisladores, incluyendo muchos de la oposición, pero también que todos los veracruzanos cuentan para él.

Se dio todo el tiempo y tuvo la paciencia para recorrer una exposición de artesanías y de muestra gastronómica, fue platicando uno a uno con todos los expositores y escuchó con atención sus proyectos, sus peticiones de apoyo de promoción, además de que aceptó todas las invitaciones que le hicieron para visitarlos en sus talleres, fábricas o instalaciones de producción.

Veracruz en San Lázaro

El festival “Veracruz en San Lázaro. Esplendor del Golfo de México” se inauguró ayer martes con la destacada participación de la mayoría de los diputados federales de Veracruz, embajadores y legisladores como Santiago Creel.

Llamó la atención que una de las más entusiastas promotoras fuera la diputada huasteca María del Carmen Pinete Vargas, del Partido Verde (se sabe que hay la mejor relación entre la dirigencia nacional del PVEM y el presidente de la Mesa Directiva), pero que también acompañara a Sergio la priista Lorena Piñón Rivera, quien además se presentó con ropa y zapatos (colombianos, presumió) color guinda, el color oficial de Morena.

Por fortuna Veracruz es más que política y que malas noticias.

Desde el último tramo del gobierno de Javier Duarte, el estado empezó a cobrar notoriedad por las malas notas que recogían y publicaban no solo los medios de cobertura nacional sino también los del extranjero, que empezaron a dañar su imagen.

Pero una visita a cualquier hemeroteca de medios impresos y digitales muestra, sin embargo, que ha sido en la actual administración cuando Veracruz ha tenido las peores notas, en detrimento de la imagen del estado.

Por eso considero positivo que se hagan todos los esfuerzos por promover las mejores expresiones del talento de los veracruzanos, que muestren otro rostro, alejado del que han creado malos gobiernos, porque creo que es mucho más lo positivo que tenemos que lo negativo por lo que, lamentablemente, nos conocen.

Durante tres días (martes 19, miércoles 20 y jueves 21) en el palacio legislativo de San Lázaro, en la Ciudad de México, se celebra el festival que tiene como acto central la entrega, este miércoles, de reconocimientos a veracruzanos destacados que han dado relevancia a Veracruz en diferentes actividades y en un muy diferentes espacios de tiempo y de lugar. Esos reconocimientos los entregará el diputado Gutiérrez Luna.

El programa incluye exposiciones colectivas de pintura y fotografía, la presentación de libros con temas sobre el estado, muestra gastronómica, exposición y venta de artesanías, danzas y rituales tradicionales y espectáculos de baile y música.

Ese afán por rescatar y promover la buena imagen de Veracruz se refleja mejor que nada, eso creo, en la decidida participación de la Iniciativa Privada, que se sumó sin reservas a la iniciativa del diputado Gutiérrez Luna.

Así, a través del Consejo de Turismo, Cultura y Deportes de Veracruz A.C., que preside el productor Mauricio Cuevas Gayosso, se presentó en la inauguración, el martes, el espectáculo “Re-bamba-ramba Jarocha”, en la que participaron 240 bailarines jarochos y el ensamble de 18 arpas así como el grupo musical Tlen Huicani, dirigidos por el arpista, compositor y arreglista Alberto de la Rosa, con el decidido apoyo de la Universidad Veracruzana y la participación de la empresa de autobuses ADO, una muestra de que es posible –y deseable– el trabajo conjunto entre autoridades, instituciones y la sociedad civil.

Recién, la semana pasada, Semana Santa, el estado tuvo miles de visitantes, tanto, eso creo, como en los mejores tiempos antes de la pandemia. Cuán deseable es que el secretario de Turismo, Iván Martínez Olvera, pudiera coordinarse con promotores como Mauricio Cuevas, pero también con quienes están interesados en promover Veracruz como Sergio Gutiérrez, por encima de grupos políticos, que al final lo que interesa es que el estado recobre su esplendor y que además se reactive y se fortalezca su economía, que es reactivar y fortalecer la economía de los veracruzanos.

“La rumba es cultura” fue una frase que acuñó, popularizó y dejó para la posteridad el periodista mexicano, Froylán López Narváez (coincidí algunas noches con él en el famoso e histórico Bar León, a unos pasos del Zócalo de la Ciudad de México, hoy desaparecido), y, en efecto, las manifestaciones artísticas son dignas representativas de los pueblos (en Cuba no solo la rumba sino también el son y el danzón están declarados como Patrimonio Cultural).

Los artistas son nuestros embajadores y promotores culturales, pero los hombres del poder y en el poder muchas veces o acaso casi siempre se olvidan de ellos, de aquí que es deseable que acciones como las del diputado Gutiérrez Luna se repliquen más, siempre con el alto propósito de dar a Veracruz la relevancia que debe tener y que se merece.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: