Columnas

Inaugurarán la refinería sin concluirla totalmente

Arturo Reyes Isidoro

Este 1 de junio inicia para la zacatecana titular de Energía Rocío Nahle la cuenta regresiva, porque en solo un mes más, 31 días, deberá quedar lista la refinería “Olmeca” de Dos Bocas, Tabasco, para que la inaugure el presidente el próximo 2 de julio, fecha simbólica porque se cumplirán cuatro años del triunfo electoral de AMLO.

Pero ayer el siempre bien enterado columnista Roberto Rock publicó en El Universal que de acuerdo a fuentes “estrechamente ligadas al tema”, lo único que entrará en funcionamiento será el complejo de oficinas y que es impredecible por ahora cuándo saldrá de la refinería un primer litro de gasolina.

O sea, la obra no estará totalmente acabada, a lo que, de acuerdo al periodista, se suma una enconada pugna entre la funcionaria y el director de Pemex Octavio Romero, quien le detuvo los pagos y estaría por presentar “evidencias de irregularidades en la obra que podrían atraer un escándalo y aun exhibir a la actual administración, dentro y fuera del país”.

Rock narró que el presidente tuvo que dar un manotazo para acabar con una discusión entre Romero y Nahle y por ahora ordenó que le den a esta más recursos. Inicialmente la obra iba a costar 8,500 millones de dólares, y ya va en 12,500.

En mayo pasado, otro renombrado columnista en el mundo empresarial, Darío Celis, publicó en El Financiero que: “El Presidente corre el riesgo de no ver en su mandato el primer litro de crudo extraído de esa planta”, y que desde enero el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, no ha querido autorizarle nuevas partidas para pagar los trabajos ejecutados.

Mario Maldonado, otro columnista con alta credibilidad, publicó el pasado 6 de abril en El Universal que a la señora Nahle se le viene encima “un escándalo de enormes dimensiones”, entre otras cosas porque “hay cientos de miles de millones de pesos desviados o sin rastro de a dónde fueron a parar” y porque en la construcción hay muchas empresas relacionadas con su familia.

“El esposo de la secretaria de Energía, José Luis Peña Peña, es el verdadero operador de los contratos. Su influencia en la entrega de obra es escandalosa, a decir de varios contratistas, proveedores y altos funcionarios de Pemex”, expuso.

Estos columnistas tienen acceso a altas fuentes del gobierno, funcionarios secretarios de despacho, por lo que cabe pensar que su información es de primera mano, pero que el presidente López Obrador protege a la zacatecana y que su futuro político sería muy incierto.

Preparan acarreados para la inauguración

Como ocurrió con la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), al que a falta de viajeros llevaron acarreados para mostrar que tenía mucho movimiento, aunque después quedó como un cascarón vacío y muy claro que todavía no lo terminan en su totalidad, trasciende que ahora preparan llevar también del estado acarreados a la inauguración de la refinería.

Por su cercanía, se espera que lleven a miles de “espontáneos” veracruzanos para aclamar a su amado líder el presidente López Obrador y de paso echarle porras a la secretaria Nahle. Dos Bocas está a solo 147 kilómetros de Coatzacoalcos y un recorrido promedio de esa distancia se hace en una hora y 40 minutos.

A quienes tiene preocupados es a los funcionarios de medio pelo o “mandos medios” (de subsecretarios para abajo) a los que obligan a llevar una cuota de acarreados, cuyos gastos deben pagar con sus recursos (o a ver cómo le haces, si no, ya sabes, te vas; o sea, o la bebes o la derramas), como los obligaron que hicieran para el informe del presidente o el del gobernador en Tlacotalpan, o al acto para muestrear a Rocío Nahle en el WTC de Boca del Río con el pretexto de la reforma eléctrica.

Extraña cancelación de la visita de AMLO a Coatza

¿Qué realmente motivó que el presidente Andrés Manuel López Obrador cancelara su visita a Coatzacoalcos este miércoles 1 de junio para encabezar ahí el acto conmemorativo del Día de la Marina?

La explicación de que fue por las posibles consecuencias del huracán Aghata, que impactó el lunes en el estado de Oaxaca, en la zona ístmica, está muy ojona para paloma, no convence, no al menos en mí caso.

Porque, al contrario, su presencia en el antiguo Puerto México hubiera servido para que estuviera más cerca de la zona de impacto sin correr ningún riesgo y pudiera tener un mejor panorama de la situación para dictar las mejores medidas de auxilio y apoyo.

¿Qué sucedió? ¿Por qué cambió su agenda? ¿Cuál fue el motivo? ¿Tuvo que ver con algo relativo al estado? ¿Está enfrentando una bronca mayor en Ciudad de México o alguna otra parte del país? ¿Es por la decisión que va a tomar sobre su no asistencia a la Cumbre de las Américas? ¿O porque se queda a revisar el fraude, perdón, la estrategia de Morena para ganar el domingo las seis gubernaturas en juego?

Todo estaba listo, el Estado Mayor Presidencial, o lo que ahora realiza sus funciones, ya había hecho la pregira de logística y preparado los escenarios y el gobernador Cuitláhuac García Jiménez había viajado este martes desde muy temprano a Coatzacoalcos, pero en el camino a la reunión de seguridad que encabezó se enteró de la decisión de AMLO.

Habrá que estar atentos a lo que hoy diga o a lo que se vaya viendo o sabiendo que pudiera dar una luz para saber qué le preocupa o qué lo detuvo.

¿Y para cuándo, grabaciones de Veracruz?

Desconcierta que hasta ahora en Veracruz no hayan dado a conocer audios o videos de políticos en situación comprometedora, por lo que hayan dicho o hayan hecho, como está ocurriendo en el espacio nacional entre verdaderas fichitas de la política como el impresentable dirigente nacional del PRI, Alejandro “Alito” Moreno, la no menos desagradable gobernadora de Campeche Layda Sansores o el pillastre este de Manuel Velasco, coordinador del PVEM en el Senado, todos ellos un verdadero asco que debieran estar en prisión.

¿Es que también en eso Veracruz ha perdido terreno? Aunque nunca se le ha probado nada, hasta ahora sigue siendo considerado como el gran maestro del audio y el video espionaje el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien casi acabó con la carrera política del entonces alcalde de Boca del Río Salvador Manzur Díaz, cuando en 2013 lo pilló preparando el desvío de recursos públicos para favorecer a candidatos del PRI.

Manzur dijo entonces que los programas sociales Oportunidades y 65 y Más eran “realmente oro molido” y Yunes obtuvo 13 horas de grabaciones, 2:30 horas de videos y el resto de audios, y el escándalo repercutió a nivel nacional cuando el dirigente nacional del PAN Gustavo Madero hizo una denuncia pública contra funcionarios de la Sedesol y contra el entonces gobernador Javier Duarte.

Se cree que él también fue quien filtró el audio en el que se escuchaba al gobernador Fidel Herrera Beltrán alardeando del “pinche poder” y poniéndole una regañiza a su delfín de entonces, el gordo Duarte.

En la actualidad hay quienes apuestan a que Miguel Ángel y sus hijos son intocables porque creen que tiene horas y horas de audio y video de los actuales, que si los suelta serán una bomba. Lo que sea, pero lo cierto es que Campeche le está comiendo el mandado a Veracruz. Y eso pica.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: