Columnas

La camiseta de Sergio

Arturo Reyes Isidoro

Algo que tiene que reconocerse en Sergio Gutiérrez Luna es que juega en forma abierta y decidida.

No solo ha declarado que desea ser el candidato de Morena a la gubernatura, sino que ahora también se abrió a favor de Adán Augusto López Hernández, secretario de Gobernación, como su candidato a la presidencia de la república.

En forma abierta, es el primer aspirante veracruzano de su partido que manifiesta su preferencia personal y la hace pública.

Su acción el domingo, coincidente con el arranque de Morena rumbo al relevo de AMLO en 2024, que tuvo lugar en Toluca, sorprendió y llamó tanto la atención que ese día el diario El Universal le dio un espacio destacado en su versión digital.

En un político profesional como lo es, no cabe pensar que lo hizo por una mera ocurrencia. Por la forma en que viene actuando y movilizándose desde septiembre pasado, no hay duda que es un hombre organizado, que planea los pasos que va dando, por lo que el paso que dio lo hizo en forma calculada y muy consciente de las consecuencias.

Qué lo motivó, por qué lo hizo, solamente él lo sabe y él lo puede explicar, pero ayer cuando traté de indagar sus razones, lo único que pude advertir y saber en su cuartel es que sus colaboradores estaban también sorprendidos: “Ahora se ve más seguro, está más seguro de que va a ser el candidato”.

Su puesta de camiseta con la leyenda “Yo voy con Adán Augusto” me deja algunas lecturas, algunas interpretaciones.

Los chanchamitos de Minatitlán; los tamales de pejelagarto de Tabasco

En este espacio he comentado la buena relación que existe entre él y el secretario de Gobernación; que al tabasqueño le gustan los chanchamitos de Minatitlán y al veracruzano los tamales de pejelagarto, que degustan cuando tienen tiempo, plática política de por medio.

También, que el titular de la Segob simpatiza con el diputado. Todavía se recuerda que a la asamblea informativa sobre la reforma eléctrica que organizó en su tierra natal, Minatitlán, el 6 de marzo pasado, lo acompañó, entre otros, en una clara muestra de apoyo, el diputado federal Marcos Rosendo Medina Filigrana, quien en 2019 fue el secretario de gobierno cuando Adán Augusto era el gobernador de Tabasco, prefiriendo el acto de Sergio al que le organizaron desde el palacio de gobierno a Rocío Nahle en Coatzacoalcos ese mismo día.

Al abrir su carta, Gutiérrez Luna solo confirmó no solo esa buena relación, sino también que están trabajando en equipo con sus respectivos proyectos, y si se decidió por apoyar al tabasqueño es porque seguramente, eso creo, el otro le ha transmitido el contenido de las pláticas que sobre la sucesión tiene con el presidente, que seguramente son muy esperanzadoras para ambos.

No se puede dejar pasar el detalle de que a raíz de los destapes de las “corcholatas” (aspirantes) que ha hecho el presidente, varios columnistas y analistas políticos de medios de la Ciudad de México han comentado que AMLO no confía en que Marcelo Ebrard dará continuidad a su proyecto transformador, de ahí que vea en Adán Augusto, su paisano y amigo personal, a la persona en quien puede confiar que lo hará, y por eso lo incluyó en la lista de aspirantes.

En el caso del de Minatitlán, quien ya no demora en entregar la presidencia de la Cámara de Diputados (en agosto próximo dará su informe de resultados), se sabe que tendrá una nueva posición, aunque cuál será lo guardan celosamente, pero es indudable que en adelante su movilidad en el estado será no solo para promoverse sino para promover también a López Hernández como aspirante a la presidencia.

Ya no es más el llanero solitario

Ya no está solo. No más llanero solitario. Se ha fortalecido, porque en adelante tendrá en reciprocidad el apoyo del secretario de Gobernación, con todo el poder que tiene un secretario de Gobernación, además paisano y amigo personal del presidente.

Gutiérrez Luna no solo nunca responde a las agresiones que le hacen algunos funcionarios cuitlahuistas, al contrario, les ha expresado sus respetos, pero tampoco se queja. Porque como lo hicieron en su momento Fidel, Duarte y Miguel Ángel con los enemigos políticos que les disputaban la gubernatura a sus candidatos, a quienes les ponían todos los obstáculos posibles, así le están haciendo ahora al de Minatitlán, con la única gran diferencia de que esta vez se trata de sus mismos compañeros de partido localizados en el palacio de gobierno.

A Sergio, por ejemplo, lo bloquean para que nadie le preste o alquile algún salón para sus actos, amenazan a quienes tiene programado reunirse con él para que no lo hagan, le envían provocadores a sus actos quienes irrumpen a gritos y sacan pancartas con leyendas en su contra, tratan de reventarle sus reuniones, todo lo que ya sabemos en Veracruz porque en los gobiernos anteriores se ha practicado. Pero ahora el secretario de Gobernación estará más informado y ya se verá si en el palacio de gobierno entienden que si siguen bloqueando a Gutiérrez Luna también bloquearán al aspirante presidencial Adán Augusto. Ya no será lo mismo y puede venir un apretón de tuercas desde la Secretaría de Gobernación.

Javier Duarte destapó a Peña Nieto

Un caso parecido a la adhesión que acaba de hacer Sergio Gutiérrez Luna se dio en 2011 cuando el entonces gobernador de Veracruz, Javier Duarte, se abrió también en favor del entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, para que fuera el candidato del PRI a la presidencia de la república. Peña fue el candidato y además ganó la presidencia.

Como parte de esa decisión incluso armaron un hermanamiento entre las ciudades de Xalapa y Toluca, para lo que el 5 de septiembre de ese año, el mexiquense vino al palacio de gobierno para atestiguar y avalar la firma del protocolo.

El Gobernador come con y felicita a los dirigentes de Morena

Ayer, según difundió en sus redes sociales, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez comió con los dirigentes de su partido, Esteban Ramírez Zepeta y Yair Ademar Domínguez. Dijo que aprovechó para saludarlos y felicitarlos. En la gráfica respectiva se ve también al coordinador general de Comunicación Social, Iván Luna Landa.

Pocas veces el gobernador hace públicas sus reuniones con los dirigentes partidistas, con quienes las relaciones son naturales y obligadas como el jefe político que es del morenismo en Veracruz.

Los dirigentes morenistas recorren el estado en tareas de fortalecimiento de sus siglas y colores, incluso el sábado pasado estuvieron en Ciudad Mendoza, donde aprovecharon para saludar al alcalde de este municipio Héctor Rodríguez Cortés.

Ese día, según información de aquella zona y de lo que posteó Esteban en sus redes sociales, finalizaron su jornada con una parada técnica para “comer-cenar” teniendo como anfitrión al joven Gustavo Sánchez Ortiz, quien es secretario del ayuntamiento local y un movido activista de la 4T.

El gran error de excluir a Monreal

El senador Ricardo Monreal resiste e insiste: pese a que el presidente López Obrador lo ha excluido de la lista oficial de aspirantes a sucederlo, reitera que no va a declinar en su aspiración.

Es cierto, podría no ganar la presidencia si llegara a ser candidato, pero en Morena pasan por alto que con el capital político que tienen puede contribuir a una derrota de su ahora partido si en venganza decide unirse a una alianza opositora o a Movimiento Ciudadano.

Va a ser una piedra en el zapato del obradorismo.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: