Columnas

Temperatura global mayor a 2 grados causaría daños graves

Benjamín Domínguez Olmos

• Irreversibles a la biodiversidad y ecosistemas de todo el orbe
• En la Amazonia sustituirían bosques por pastizales: A. Meyer
No existen milagros que mitiguen efectos del cambio: Bentley
Campus de UNAM, proyecto cultural más señero de México
Inaugurado en 1952 por el presidente Miguel Alemán Valdés
Luis Lazo, Mario Pani y Enrique del Moral, los constructores

Ser o no ser… he ahí el detalle: ¿Cuántos seres habitan en realidad dentro de un ser humano? Tantos como la imaginación los imagine… Generalmente el mayor sentido de lealtad de los intelectuales comprometidos es con la nómina oficial… (Froylán Flores Cancela)

Un estudio difundido este lunes demuestra que un aumento incluso temporal de la temperatura global por encima de los 2 grados podría causar daños graves y a menudo irreversibles a la biodiversidad y los ecosistemas de todo el mundo.

Investigadores de la Universidad de Ciudad del Cabo (UCT) y del University College de Londres UCL) han analizado lo que supondría para unas 30 mil especies marinas y terrestres si se vieran expuestas temporalmente a temperaturas no seguras.

El artículo, que se publicará a las 8 GMT en la web de la revista “Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences“, explora un escenario en el que las emisiones de CO2 siguen creciendo hasta 2040, luego revierten su curso y caen en territorio negativo después de 2070, gracias a recortes de las emanaciones y un gran despliegue de mecanismos para la eliminación del dióxido de carbono de la atmósfera (CDR en inglés).

Este escenario significaría pues que, durante varias décadas de este siglo, la temperatura global supera el límite de 2 grados, pero vuelve a estar por debajo de ese nivel alrededor de 2100.

Los investigadores explican que quisieron examinar este contexto porque, ante la insuficiente acción climática de los países, hay cada vez más analistas que manejan escenarios en los que hay un “rebasamiento” de varias décadas de los límites de temperatura acordados internacionalmente, que después es teóricamente revertido antes de final de siglo mediante CDR.

Los autores del artículo publicado hoy advierten de que las tecnologías de eliminación del dióxido de carbono “no son una solución milagrosa”, ya que conllevan sus propios impactos sobre la biodiversidad.

Avisan de que, incluso si los niveles de temperatura volvieran a estar bajo control, algunas especies no se recuperarían del calentamiento excesivo experimentado.

Durante el periodo de “rebasamiento” de los 2 grados, es probable que los efectos sobre la biodiversidad llegaran “de forma abrupta” pero, en cambio, después “desaparecieran muy lentamente”, afirman. Calculan que el impacto perduraría casi el doble de años que el tramo con temperatura excesiva.

Para un 19 % de los territorios estudiados, incluido el Amazonas, no está claro si las especies expuestas volverían alguna vez a los niveles previos al exceso, mientras que en un 8 % de los casos no se volvería al estado anterior, lo que implica que los daños serían irreversibles.

Las regiones tropicales son las más afectadas por estos riesgos, con más del 90 % de las especies de muchos lugares en el Indo-Pacífico, el Océano Índico central, el norte de África subsahariana y el norte de Australia “expulsadas de sus rangos térmicos”.

Y en la Amazonía, una de las regiones más ricas en especies del mundo, más de la mitad de ellas estarían expuestas a “condiciones climáticas potencialmente peligrosas”, manifiestan.

“En la Amazonía, esto podría significar la sustitución de los bosques por pastizales y, como consecuencia, la pérdida de un importante sumidero mundial de carbono, lo que afectaría a múltiples sistemas ecológicos y climáticos y a nuestra capacidad para reducir el calentamiento global”, declara Andreas L.S. Meyer, de la Iniciativa Africana para el Clima y el Desarrollo (ACDI, en inglés) de la UCT.

Su colega de ACDI, Joanne Bentley, subraya la importancia de “darse cuenta de que no existe una solución milagrosa para mitigar los efectos del cambio climático”.

“Tenemos que reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero, porque muchas tecnologías de eliminación de dióxido de carbono y soluciones basadas en la naturaleza, como la forestación, pueden tener impactos negativos”, afirma.

“Nuestro estudio demuestra que, si superamos el objetivo de calentamiento global de 2°C, podríamos pagar un alto precio en términos de pérdida de biodiversidad”, manifiesta la experta.

Por lo tanto, agrega, “evitar un exceso de temperatura debe ser la prioridad”, tras lo cual, como segunda medida, se habría de “limitar la duración y la magnitud de cualquier exceso” que se acabe produciendo, refiere la información de EFE.

Comentarios a vuela pluma

La inscripción del campus central de Ciudad Universitaria de la UNAM en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco es un reconocimiento al proyecto cultural más importante de México, a la Universidad de la nación y también a la calidad y grandeza de la arquitectura moderna mexicana del siglo XX. Hace tres lustros, el 2 de julio de 2007, este espacio obtuvo oficialmente la declaratoria gracias a que logró conjugar urbanismo, paisajismo, arquitectura, ingeniería y las bellas artes en una sola área destinada al estudio, y cuyo título le permite incorporarse al selecto grupo de universidades en el mundo que portan esta distinción, afirmó Juan Ignacio del Cueto Ruiz-Funes, director de la Facultad de Arquitectura. De acuerdo con esa institución, el resultado fue la creación de un conjunto arquitectónico monumental ejemplar del modernismo del siglo XX, que encarna valores sociales y culturales de trascendencia universal y ha llegado a ser uno de los símbolos más importantes de la modernidad en América Latina. Del Cueto Ruiz-Funes destaca que en la edificación de esta magna obra participaron aproximadamente 150 arquitectos, 350 ingenieros, miles de albañiles y se desarrollaron sectores importantes de la industria de la construcción. Fue una auténtica hazaña haber concluido una construcción de semejantes dimensiones en dos años y medio. La categoría alcanzada incluye el primer circuito universitario inaugurado en 1952 y sus más de 50 edificios dentro de una zona núcleo de 176.5 hectáreas que representan 25 por ciento de las 730 totales del campus universitario. Solo existen dos monumentos del siglo XX declarados Patrimonio de la Humanidad: la Casa Museo de Luis Barragán y Ciudad Universitaria. La labor del equipo, encabezado por el arquitecto Carlos Lazo, encargado de la gestión de la obra, y los directores del proyecto, Mario Pani y Enrique del Moral, destacó por su ejemplar eficiencia. Predominó el uso óptimo de los recursos, el orden y una rapidez inusual que permitió que las obras concluyeran en menos de tres años. El 20 de noviembre de 1952 se efectuó la “Dedicación de la Ciudad Universitaria”, ceremonia encabezada por el entonces presidente, el veracruzano Miguel Alemán Valdés, con la que se inauguró oficialmente Ciudad Universitaria. La mudanza de las escuelas comenzó en 1953 y en marzo de 1954 iniciaron las actividades escolares, por lo que en este año se conmemoran siete décadas de este hecho.

Consulta las noticias en:
https://puntoyaparteonl.com

En portada: Joanne Bentley , Miguel Alemán, Juan I. Del Cueto, Andreas Meyer

Categorías:Columnas, Presencia

Etiquetado como: