Columnas

Morena, ¿rumbo a convertirse en la nueva aplanadora?

Arturo Reyes Isidoro

Caído en total desgracia política y al borde del precipicio penal el todavía dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, “Alito”, lo que está acabando de minar las bases de lo que queda del partido tricolor, Morena podría estar en camino de sustituir al Revolucionario Institucional como la aplanadora electoral que fue.

Hoy muchos priistas –todavía–, en el caso de Veracruz, ya no reparan en comentar en forma abierta que ellos apoyaron la llegada de López Obrador al poder en 2018, que no solo contribuyeron con su voto y su activismo, sino incluso con alguna aportación económica o material. Arguyen una poderosa razón para ellos: no querían que los Yunes Linares-Márquez, del PAN, siguieran gobernando.

Lo lograron, aunque a un costo muy alto: ya no solo no recuperaron espacios, sino que la nueva clase gobernante que llegó a la gubernatura desconoció la aportación que hicieron y los tiene totalmente marginados, aunque los sigue utilizando cuando los necesita y le conviene, como en el proceso electoral de 2021, pero sin cederles ningún poder de decisión.

Pero hubo priistas que en forma abierta con toda oportunidad se pasaron a las filas de Morena sin decirle siquiera adiós a su ahora ex partido y como neomorenos ganaron cargos de elección popular. Militantes de los partidos aliados de Morena, el PT y el PVEM, en alianza ganaron también alcaldías, regidurías y sindicaturas y hoy son funcionarios híbridos, cuando les conviene se ostentan como morenos, cuando no, entonces son verdes o petistas.

Pero esa indefinición y ese chapulineo está a punto de acabarse porque con la elección de los nuevos Consejos Distritales y del Comité Ejecutivo Estatal, al registrarse formalmente para poder participar en esos procesos, quienes lo hagan con ello quedarán automáticamente afiliados como nuevos militantes de Morena, de acuerdo a la Convocatoria para el III Congreso Nacional Ordinario de ese partido, que se celebrará en septiembre próximo.

Hablan de pluralidad y abren su afiliación a todos

En los considerandos de ese documento se dice muy claramente que como ya lo hizo Andrés Manuel López Obrador, “es momento de convocar a las y los mexicanos a sumarse a MORENA y llevar a la práctica el postulado de que este partido es un movimiento abierto y plural, que pertenece al pueblo de México y no puede haber grupos o camarillas que lo consideren como su patrimonio”.

Vale la pena leer lo que abundan sobre el tema. Agrega el documento: “Dentro de este movimiento no puede haber privilegios; por el contrario, es momento de que todas las personas comprometidas con la consolidación de la Cuarta Transformación se sientan incluidas y consideradas dentro de nuestro movimiento”.

Dice también: “Así como salimos a pedir el voto por Morena a todas y todos, ahora habremos de permitirles a quienes comparten el proyecto que participen de manera activa en la renovación de nuestro partido. Vamos a cumplir la máxima obradorista de que: con el pueblo todo, sin el pueblo nada”.

En Morena los registros de militantes estaban congelados desde 2017. Aunque desde entonces tenía miles de simpatizantes registrados, la dirigencia de entonces advirtió que podría haber infiltrados. En la elección de 2018 participaron muchos candidatos de otros partidos con el color guinda, aunque se les postuló como externos.

En abril de 2019, el INE reportaba en su página web, con cifras de 2017, que Morena tenía 319 mil 449 militantes, pero fuentes de ese partido aseguraban que poco más de 2 millones habían logrado concluir su proceso de afiliación y que aparte se habían acumulado un millón de solicitudes (La Jornada, 8/04/2019).

Ahued y Ana Mirian, ganaron como externos

Dos casos emblemáticos de veracruzanos que participaron como candidatos de Morena sin tener registro de militantes, sino como candidatos externos, fueron Ricardo Ahued Bardahuil y Ana Mirian Ferráez Zenteno, quienes ganaron él la senaduría y ella una diputación local. Más reciente, la exdirigente estatal del PRI Elizabeth Morales coqueteó con ese partido y buscó ser candidata a la alcaldía con el apoyo del entonces secretario general del CEE, Gonzalo Vicencio Flores. Ahora, si lo desea, podrá engrosar las filas morenas y reanudar ahí su carrera política.

Así, ahora todos esos externos de entonces, todos los que han jugado en alianza, todos los simpatizantes podrán formalizar su afiliación, engordar las filas del partido guinda, pero creo que hay algo más significativo: todos los beneficiarios de los programas sociales (en el estado son más de 2 millones) que se sienten agradecidos con el presidente podrán registrarse y votar en la renovación de los órganos internos y convertirse en nuevos morenos, según entiendo.

Consideran que “no se deje fuera a nadie”

Lo que piden es que se comprometan con la consolidación del proyecto del presidente. En la convocatoria aseguran que la renovación será un proceso democrático, transparente e incluyente, “donde no se deje fuera a nadie”. “Esa es nuestra fuerza, la pluralidad, porque plural es el pueblo de México”.

Un detalle que advertí es que a todos quienes participen en sus procesos y además se afilien se les llama ya Protagonistas del Cambio Verdadero (así, con mayúsculas), y entre los requisitos que se establecen para participar resalta que les piden “una nueva forma de actuar, basada en valores democráticos y humanistas y no en la búsqueda de la satisfacción de intereses egoístas, personales, de facción o de grupo”.

También les advierten “que no participarán ni permitirán ninguno de los vicios de la política neoliberal: el influyentismo, el amiguismo, el nepotismo, el sectarismo, el grupismo, el patrimonialismo, el clientelismo, el uso de recursos para imponer o manipular la voluntad de otras y otros, la corrupción y el entreguismo”.

Y, interesante, “que rechazarán y de ninguna manera practicarán la denostación o calumnia pública entre miembros o dirigentes de nuestro partido, pues suele ser inducida o auspiciada por nuestros adversarios con el propósito de debilitarnos o desprestigiarnos”.

Postulados de Convocatoria pegan de lleno al gobierno estatal

Estos postulados partidistas pegan de lleno y de frente al gobierno de Veracruz y al grupo que lo maneja, pues para nadie es un secreto que se integró en consideración al amiguismo, al nepotismo, al grupismo y al sectarismo, y ha sido público y notorio que, por ejemplo, el secretario de Gobierno, Eric Cisneros, ha denostado al presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y aspirante a la gubernatura Sergio Gutiérrez Luna.

Por otra parte, con la convocatoria abierta a afiliarse rompen con el monopolio que pretendían unos cuantos, fracturan el sectarismo que han venido practicando excluyendo a quienes no son sus incondicionales y, sin duda, abren una nueva etapa histórica en la conformación de lo que, ahora sí, parece empezar a dejar de ser un movimiento para convertirse en un partido verdadero.

A los que les pega también es a los demás partidos, pues seguramente no faltarán militantes que dejarán sus filas para subirse al barco que todo indica que tomará rumbo venturoso en adelante y que quién sabe por cuánto tiempo mantendrá el timón de mando del país, como lo tuvo y controló por más de 70 años el PRI.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: