Columnas

Cuitláhuac se baja del ring mediático; no quiere más broncas

Arturo Reyes Isidoro

En un giro inesperado de 180 grados, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez se quitó ayer los guantes y se bajó del ring mediático deslindándose de un caso polémico y negándose a responder por uno de sus funcionarios acusado de actos de corrupción.

Sorpresivamente se deslindó de la decisión del juez de control Tirso Hernández Ayala, quien el miércoles decidió mantener en prisión tres meses más al alcalde electo de Jesús Carranza, Pasiano Rueda Canseco, pese a que un juez federal le otorgó un amparo el 8 de julio para que fuera puesto en libertad en forma inmediata.

No actuó de la misma forma cuando un juez federal ordenó la liberación de José Manuel del Río Virgen, insistió en imputar al detenido, no evitó que la fiscal general del Estado maniobrara para retenerlo en prisión y arremetió contra integrantes de la judicatura federal.

También, ayer llevó ante los medios al Procurador del Medio Ambiente, Sergio Rodríguez Cortés, para que respondiera por la acusación que le hacen comerciantes, empresarios y agrupaciones como la Coparmex de estar extorsionando a empresas de todos tamaños y giros, según documentos y testimonios que recogió la agencia Latinus (Carlos Loret de Mola) y que dio a conocer el lunes pasado.

Caso Pasiano: “no me metan”; le echa la bolita a la Fiscal

Contrario a como había venido actuando de salir en defensa de funcionarios, en especial de la fiscal general del Estado, Verónica Hernández Giadáns, esta vez le tiró la bolita a ella y al juez de control para que respondan por el encarcelamiento de Rueda Canseco. “No me metan”, respondió cuando los reporteros le tocaron el tema en conferencia de prensa en el palacio de gobierno.

“Debe ser un caso apegado a derecho, con justicia, en el que no intervenga yo, que no me metan, no voy a intervenir porque precisamente se está utilizando o lo quieren utilizar como un tema político, y no es político; es un tema autónomo, de la Fiscalía y del Poder Judicial”.

Insistió: “Es un tema autónomo, de la Fiscalía, de un poder soberano como lo es el Poder Judicial; no debo intervenir y yo me mantengo ajeno a eso para que no digan después que el gobernador metió su cuchara”.

El miércoles, cuando el juez de control debía dejar en libertad al edil electo, en forma inesperada le dictó una nueva prisión preventiva por tres meses. Según el abogado defensor del detenido, el juzgador actuó con base en un señalamiento mediático del gobernador hecho el 13 de junio cuando ligó a Pasiano con un presunto integrante de La Familia Michoacana, pero sin presentar ninguna prueba.

Con base en esa declaración, la fiscal Hernández Giadáns solicitó mantenerlo en prisión, pero sin presentar ninguna prueba, utilizando solo una sospecha como argumento.

En 2016 acusó a Sergio Rodríguez; en 2019 lo nombró Procurador

En el caso del procurador del Medio Ambiente, Sergio Rodríguez Cortés, la agencia Latinus, con base en los testimonios que recogió, dijo que en los últimos dos años el funcionario y sus colaboradores han utilizado las normas estatales y las atribuciones legales que tienen para condicionar sanciones y clausuras a cambio de dinero. “Lo han hecho con funerarias, supermercados, plantas de alimentos, rellenos sanitarios, cementeras, etc.”

En el video periodístico se recuerda que el funcionario fue designado en 2019 por el gobernador a pesar de que en 2016 él mismo lo acusó de corrupción (presentaron un insert donde se ve a Cuitláhuac mostrando dos fotografías, una donde se ve al ahora procurador sentado platicando con Miguel Ángel Yunes Linares, otra donde está acostado en una cama en ropa interior rodeado de fajos de billetes).

La nota dice que en hasta ahora el procurador ha clausurado 681 empresas, una cada dos días, y que de recaudar la PMA 3.6 millones de pesos en 2018, en 2019 cuando llegó al cargo Rodríguez Cortés obtuvo 19.4 millones, en 2020, 61 millones, en 2021, 55.2 millones y en lo que va de 2022, 11.3 millones, para sumar un total de 147 millones de pesos.

Alberto Aja Cantero, presidente de Coparmex-Veracruz, declaró: “No estamos viendo una intención de mejorar el medio ambiente, sino un ánimo por utilizar como bandera el medio ambiente con fines recaudatorios”. En su encuentro con la prensa, el procurador negó ayer los señalamientos.

¿Lo silenciaron? ¿Empieza a preparar su salida?

Hasta ayer, el gobernador había asumido el papel de vocero y fiscal general del Estado, había hecho acusaciones sin presentar pruebas, había dado por resueltos casos en forma equivocada e incluso se había lanzado contra jueces federales y descalificado a la propia Comisión Nacional de Derechos Humanos, lo que valió estar en el ojo del huracán y ser blanco de críticas en los medios no solo del estado sino del país y hasta del extranjero.

Había salido en defensa a ultranza de la fiscal, no había respetado ni invocado la autonomía tanto de la Fiscalía como del mismo Poder Judicial y había salido en defensa de funcionarios ante señalamientos en su contra.

El columnista Alejandro Aguirre ha publicado que en la Ciudad de México han planteado al presidente que “invite” al gobernador a un cargo en la Secretaría de Bienestar, que lo saquen de Veracruz, y que mientras tanto lo limiten en las declaraciones que hace a la prensa, o más bien que no las haga, porque lo que dice y como lo dice repercute negativamente en Morena, cuando deben fortalecerse de cara a la elección de 2024.

Puede que el cambio obedezca también a que por fin entendió cuál es su verdadera función y que, de paso, le hayan hecho ver, y lo haya entendido, que tiene que empezar a preparar su salida, tratando de cerrar heridas, de reparar daños, de no meterse en más problemas respondiendo por temas y responsabilidades que no le corresponden, y haciendo responsables a los funcionarios de la solución de los casos de sus áreas.

Se les acaba el tiempo; en 13 meses habrá ya candidato presidencial

Aun cuando constitucionalmente el gobernador terminará su mandato en noviembre de 2024, las condiciones políticas para él y para todos en Morena cambiarán dentro de 13 meses, pues de acuerdo a lo que declaró el dirigente nacional de ese partido, Mario Delgado, en agosto de 2023 será la primera encuesta para definir quién será el candidato presidencial, y un mes después, en septiembre, se hará la definitiva.

La declaración se la hizo al periodista Pascal Beltrán del Río, a quien adelantó que el día 26 de este mes harán otro acto de “unidad” en Coahuila, como el que realizaron en Toluca, Estado de México, al que serán invitados todos los aspirantes a suceder a Andrés Manuel López Obrador.

El candidato seguramente evaluará la situación de cada estado y con base en ello podrá pedir al presidente que de ser necesario haga movimientos en los estados donde se crea que no están dadas las mejores condiciones para enfrentar el proceso electoral de 2024.

En Veracruz una de las cargas negativas de la administración cuitlahuista es el encarcelamiento de políticos opositores a quienes se les aplicó el ahora derogado delito de ultrajes a la autoridad, no obstante lo cual mantienen en prisión a muchos todavía, como el caso más reciente del alcalde electo de Jesús Carranza, Pasiano Rueda Canseco.

Esos actos represivos no solo les han ganado enemigos, malquerientes, resentidos entre miles de veracruzanos, sino que también van a servir de bandera a la oposición para que pidan al electorado que no voten por un partido que ya en el gobierno se caracteriza por reprimir a sus opositores aunque sean inocentes.

Prosa aprisa toma vacaciones

Lectoras, lectores, me tomaré unas vacaciones a partir del próximo lunes. Nos encontraremos en este espacio el 1 de agosto. Hasta entonces. Disfruten el periodo vacacional pero no se expongan al riesgo de un contagio de Covid-19, o sea, si salen a pasear háganlo tomando todas las precauciones.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: