Columnas

El clima

Minuto.

Mar de León

La monotonía en las noticias de las últimas semanas me impide aceptar ser una columnista más que escribió sobre el tema de los desmayos en las escuelas de ciertas regiones, sobre Gómez Cazarín o de la dictadura disfrazada de López Obrador.

     Por esa razón opté por el tema menos polémico que existe. Ese tema que a varios nos ha salvado de un silencio incómodo en muchas ocasiones: el clima.

     Y es que me llama la atención descubrir cuáles son las razones por las que el diámetro del granizo que cae desde hace unos años para acá ha aumentado. Llegué a pensar -dentro del delirio por el que todos pasamos al menos una vez al día- que tal vez los gases que sueltan los laboratorios clandestinos que preparan las drogas son los culpables de este fenómeno natural.

     Pero mejor me puse a investigar en Internet cuál era la causa real y me encontré con que el granizo se forma por culpa de una partícula sólida que es movida por fuertes vientos dentro de una nube a la que se le van integrando partículas de agua. Se hace un efecto como de bola de nieve y por eso llegan a adoptar ese tamaño.

     Sin embargo, en la red no se menciona lo que un experto climatólogo asegura: que por la falta de árboles hay más viento y que éstos son los que ayudan a disminuir el tamaño de las gotas de granizo.

     Así que los verdaderos culpables son la desforestación, la pavimentación de los terrenos y la destrucción de la naturaleza. Es decir, nosotros los humanos somos los responsables de que los granizos sean ahora tan grandes… y de muchas otras calamidades más.

margl84@gmail.com

Categorías:Columnas, Mar de León