Columnas

¡Otro acaecido en la UV!

Sin tacto.

Por Sergio González Levet

Me entero de la triste noticia del fallecimiento del maestro de la Facultad de Derecho de la UV, el licenciado Darío Segovia Caraza.

Mi condolencia a sus familiares y a sus compañeros y amigos.

Pero junto a esta sensible noticia, me veo obligado a señalar el tremendo error que cometió quien fue el responsable de redactar y publicar la esquela con la cual la Dirección de la Facultad de Derecho dio a conocer la triste noticia.

Dice así:

«A la comunidad universitaria de la Facultad de Derecho

«Se hace de su conocimiento el sensible fallecimiento de nuestro querido profesor

«Darío Segovia Caraza

«Quien acaeciera el día de hoy 27 de octubre de 2022.»

Y firma: «La Dirección de la Facultad».

Hace meses la Universidad Veracruzana hizo pública una esquela oficial en la que se cometía el craso error de confundir el verbo «acaecer» con «fallecer».

Con motivo de aquella perlita impensable en una institución de educación superior, hecha pública a través de la Dirección de Comunicación Universitaria, señalé la preocupación de que no se hubiera tenido el rigor de vigilar la atingencia gramatical de un texto signado por la más alta autoridad educativa del estado.

Y ahora desde la Facultad de Derecho vuelven a las andadas con ese «acaecido» que no sé por qué insisten en qué quiera decir «fallecido», cuando significa «sucedido».

Don Guillermo Ortiz Mayagoitia, un veracruzano distinguido que ha sido uno de los más significados presidentes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, considera que todo profesional del Derecho debe tener un conocimiento profundo del lenguaje, puesto que las leyes deben ser escritas de acuerdo con todas las reglas gramaticales, a fin de que su lectura pueda ser clara y su interpretación, precisa.

Tal vez este ilustre misanteco regresaría a las aulas a los directivos de la Facultad de Leyes, para que aprendan a escribir con un poco más de rigor.

Y es que eso de confundir «acaecer’ con «morir», la verdad es de kínder.

¿O no, mis abogados?

sglevet@gmail.com

Categorías:Columnas, Sergio González Levet

Etiquetado como: