Columnas

Mario Delgado nombra como su negociador a Gutiérrez Luna

Arturo Reyes Isidoro

De lo que se entera uno. El diario El País, edición México, publicó el sábado una nota sobre cómo se negoció la “cláusula de la vida eterna” que puso en peligro la reforma electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Detalla cómo se instaló una mesa de negociación alterna, encabezada por el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, en la que, pese a la instrucción precisa del presidente, trataban de salvar, violando la Constitución, la permanencia, a toda costa, del PVEM y sus otros mini aliados.

En un párrafo se menciona que entre quienes participaron en esa mesa estuvo el diputado federal Sergio Gutiérrez Luna, como operador de Mario Delgado, el dirigente nacional de Morena. Reparo en esto ahora.

Aparte de todas las implicaciones que tiene el caso, queda clara la pertenencia del de Minatitlán a un grupo político con mucho poder, que incluye al titular de la Segob, aspirante presidencial, y al líder de su partido, quien necesariamente tendrá que ver con la definición de las candidaturas en 2024, si logra, como se cree que logrará, ampliar su permanencia al frente de Morena.

No es ningún secreto que en el palacio de gobierno en Xalapa no quieren a Gutiérrez Luna porque aspira a suceder a Cuitláhuac García Jiménez y porque le compite a la candidata de ellos, Rocío Nahle, pero, por lo que se ve, en el centro de los poderes le reconocen su papel como buen operador político y le confían temas de alto voltaje, lo que no es cosa menor (se sabe que también lo han enviado a operar en el Estado de México).

El diputado, pues, juega en la gran carpa, como se dice en términos beisbolísticos, en las Ligas Mayores de la política, lo que no significa que esté definida la candidatura a su favor en 2024, pero sí que, lo quieran o no en el cuitlahuismo, es un aspirante a tomar muy en serio por las circunstancias que se pudieran dar en el futuro.

E interactúa con el alcalde de Orizaba

Pero no solo hace política en el centro del país. Mientras que los del palacio de gobierno se dedican a organizar festivales navideños, a colocar pistas de hielo, a disfrazarse de personajes propios de la temporada e incluso de jaraneros, Gutiérrez Luna recorre el estado de nuevo, instala su estructura y la de Adán Augusto López y se vincula con personajes como el alcalde de Orizaba Juan Manuel Diez Francos.

Fue muy significativa su presencia el sábado en Orizaba donde acompañó al presidente municipal Diez Francos, del PRI, en la inauguración de “Casavegas”, primer parque temático en el que se recrea la época medieval española. Significativa, además, porque el también empresario es considerado como un posible prospecto para aspirar a la gubernatura en 2024, bien por su partido o por una alianza de partidos de la oposición.

Practica Sergio, pues, la pluralidad, el diálogo, el encuentro con el otro, da muestras de civilidad política, no se muestra sectario, lo que le va abriendo puertas y lo que lo hace ver como un actor político con quien es posible platicar, representante de un morenismo diferente al que se cierra y quiere el poder solo para un grupo.

El fin de la semana pasada instaló también los comités distritales de Ciudad Mendoza, Orizaba y Córdoba, así como los de los municipios que lo conforman, actividades en las que se vio que muchos políticos locales empiezan a perder el miedo a las represalias del secretario de Gobierno Eric Cisneros y se pronuncian en forma abierta.

Y Manuel Huerta se reúne con empresarios

Cosas veredes, Mío Cid, habría dicho Rodrigo Díaz de Vivar en el Cantar de Mío Cid. Pues resulta que el delegado federal de Bienestar en el estado, Manuel Huerta, se reunió la semana pasada con integrantes del Consejo Empresarial Metropolitano (CEM) que tiene su asiento en Xalapa.

Quienes estaban que no lo creían eran integrantes de la izquierda que conocen desde sus orígenes al ahora funcionario federal, pues recuerdan que nunca comulgó con los hombres de la tarjeta de crédito oro, pero, ya se ve, el tiempo hace cambiar a las personas, además de que Manuel construye su posible candidatura a la gubernatura del estado.

En un boletín de prensa se dijo que el representante en Veracruz del presidente López Obrador “refrendó la disposición por colaborar con aquellas instituciones que busquen abonar por el bienestar de las y los veracruzanos. Asimismo, aprovechó para reconocer los convenios de contribución realizados para que las y los adultos mayores del INAPAM puedan recibir descuentos en las corporaciones que ellos representan”.

Entre los asistentes estuvieron el presidente del CEM, Fernando Arana Watty; el secretario del organismo, Bernardo Martínez Ríos; el presidente de la ACEVAC, Rafael Núñez Landa; el de la AMIC, Richard Rivera Garrido; el de la CANAGRAF, Antonio Pino Aguilar; el de la CANACO, Carlos Arturo Luna Gómez; la presidenta del CIME, Alma de Jesús Acosta de la Rosa; la de la AMEXME, Patricia Ortiz Valdés; el presidente de la COPARMEX, Juan Carlos Díaz Morante; el de la UNEH, Carlos Alberto Mesa Bañuelos; y los expresidentes del CEM, Luis Palacios Macedo; de la CMIC, Rey Arturo Contreras Dorantes; y del CEM, Octavio Augusto Jiménez Silva.

Manuel Huerta, pues, es otro que, mientras que los del palacio de gobierno siguen en su borrachera navideña, él trabaja de cara al futuro.

Cuitláhuac, de jaranero; con una “rama” pide aguinaldo a empleados

No que no tengan derecho a festejar con motivo de la época navideña y de fin de año, pero, para mi gusto, se me hace impropio, insensible al dolor ajeno y hasta ofensivo para los familiares de las víctimas de la violencia e inseguridad, de los feminicidios y de los desaparecidos, tantos festejos de las autoridades del gobierno del estado, sin recato alguno y festinando sus celebraciones en las redes sociales.

Por lo menos debieran ser discretos, pues tal parece que vivimos en un estado donde todo es felicidad, además de que lastiman también a quienes no tienen recursos como ellos y apenas sobreviven con lo verdaderamente indispensable. Basta visitar sus redes sociales para ver cómo andan de posada en posada, de fiesta en fiesta, como si no hubiera graves problemas sociales que resolver. Se ve que no les preocupa, que andan en una verdadera borrachera de poder.

Da pena ver que incluso el gobernador Cuitláhuac García Jiménez se exhibe ahora como jaranero acompañando una rama navideña, y me platicaron empleados del gobierno con verdadera indignación que además, por ejemplo el viernes pasado, recorrieron el palacio de gobierno ¡pidiéndoles que dieran su aguinaldo!, o sea esquilmándolos más. Mientras él tocaba su jarana, personal de la Oficina de Gobierno (Ofigob) pasaba con una canasta, les ofrecían que tomaran un dulce y que a cambio pusieran su aportación. ¡Increíble, pero cierto!

No se conformaron con eso. Luego se brincaron al palacio municipal con el mismo objetivo. ¿Quién controla ese dinero? ¿A qué bolsillo irá a parar? ¿Es dinero para la campaña de Rocío Nahle? ¿O para la refinería de Dos Bocas, que es un barril sin fondo? ¿O para el Tren Maya, que no tiene llenadera? Triste y penoso. Eso nunca se había vivido. Nos piden en lugar de que nos den un aumento de sueldo, me dijeron los y las trabajadoras.

Cierran el año trabajando

La asociación estatal Concertación Veracruzana está cerrando el año con trabajo. Ahora, en Coatepec, su presidente Esaú Uscanga Méndez tomó protesta a los presidentes de los Comités Municipales de Xico, Ursulo Galván, Cosautlán de Carvajal, Ixhuacán de los Reyes, Azapan y Coatepec.

Estuvieron presentes Denisse y Jorge Uscanga, de la directiva estatal, quienes hablaron e invitaron a los integrantes de la estructura a participar activamente en la reestructuración y en el objetivo de apoyar el desarrollo y beneficio social que esa asociación brinda a veracruzanos.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: