Columnas

Ya perdimos a Yasmín

Sin tacto.

Por Sergio González Levet

Falta poco, tal vez un tris a lo sumo, para que alguien de la Cuarta Transformación -quizá el mismo Patriarca- declare que la Realidad y la Verdad se han vendido a la Mafia del ex Poder, son conservadoras, neoliberalas, chayoteras y traidoras a la Patria y están al servicio de la oligarquía.

     Expreso tal exageración a la vista de la más reciente carta abierta de la “Minsitra” (sic) “de la Suprema Corte”, Yasmín Esquivel Mossa, quien en su afán de, primero, ser Presidenta y, ahora, conservar su cargo de magistrada, emboletó al propio Presidente, a un Notario, al Presidente anterior de la SCJN, a su tutora de tesis, a varios sinodales de su examen profesional y hasta a la Fiscalía General de la Ciudad de México en aventuras declarativas con el fin de mantener viva su posibilidad de ser votada como la primera mujer que presidiría la Corte en la historia, lo que no sucedió para bien del Derecho mexicano.

     En su cartita abierta casi para los Reyes Magos, la dudosa magistrada afirma que ha sido “objeto de una campaña de mentiras y difamaciones sin sustento” a la que ahora se ha sumado la UNAM.

     Dice tan campante que ha “redoblado esfuerzos para exhibir cada una de las mentiras de las instituciones y personas involucradas” en su caso, y jura que va a “demostrar que la verdad siempre ha estado a mi lado, y así, poder velar por la impartición de justicia desde el máximo tribunal de la nación”.

     Miren nomás esta otra mentirototota de la Yasmín:

     “Me he enfocado a presentar por las vías institucionales un sinfín de pruebas contundentes que demuestra que soy la autora original de la tesis ‘Inoperancia de los Sindicatos en los Trabajadores de Conianza” (sic, por “confianza”) “del Artículo 123 Apartado A.”

     Y se queja de que la UNAM prefirió “plegarse a la ambición neoliberal de los enemigos de la Patria… porque sabe que soy muy incómoda para quienes siempre se han aprovechado del Pueblo.”

     Algo así sólo el Peje podría haberlo dicho igual.

     Y la señora, como está enojada porque le quieren quitar su juguetito, al igual que su Mesías y amigo, acusa sin probar y sentencia que lo que llama “persecución”, “es reflejo del machismo y la misoginia que, aun en pleno Siglo XXI, prevalecen en instituciones corrompidas y decimonónicas como la UNAM.” Y llega a exagerar que “le da asco” la que fue su alma mater.

     ¿Qué habrá querido decir con eso de que la máxima casa de estudios del país es decimonónica?

     Lo que sí es que la ¿licenciada? Esquivel no se anda con rodeos al definir su actuación dizque profesional: ¡”Me he ganado mi lugar en la historia”!

     Y amenaza con que seguirá luchando por las mujeres “desde mi humilde trinchera en la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.

     Bueno, humilde no será ciertamente, a juzgar por el sueldazo que cobra. Lo que pasa es que ya la perdimos… y falta el otro.

sglevet@gmail.com

Categorías:Columnas, Sergio González Levet

Etiquetado como: