Columnas

Encuestas de mentiras

Sin tacto.

Por Sergio González Levet

De plano no entienden. La política tiene sus tiempos y los políticos también. Y como sucedía en el pasado ocurre ahora -aunque ¿no son iguales que los de antes?- que los personajes del partido en el poder suben y bajan en las preferencias del Patriarca, el único perpetuo.

     Pero ciertos testaferros del grupo cuitlahuista insisten en su campaña en favor de Rocío Nahle, en el descontrol de tener al frente de la comunicación social a un muchachito con un currículum ridículo y una ausencia de cacumen sorprendente hasta para un miembro de la 4TV.

     Al insistir en su campañita en favor de la cuestionable Secretaria de Energía, no se quieren dar cuenta de que colocan a su Gobernador al borde de la crispación del Presidente, que todo lo quiere controlar y no soporta que alguien se salga de la obediencia plena (ya se sabe la exigencia: 90 por ciento de incapacidad y 100 por ciento de sumisión).

     Y como no tienen muchas luces, pues han seguido con sus mismas “genialidades”, como la de publicar periódicamente encuestas en las que la ingeniera zacatecana sale milagrosamente en el pináculo del conocimiento, la simpatía y hasta la adoración de los veracruzanos.

     La más reciente -porque no será la última- que están dando a conocer es de una dudosa empresa que se identifica como LaEncuesta.mx. Si usted entra a su página de Internet se dará cuenta de la seriedad de esta compañía, que no informa quiénes la dirigen. Menos, en sus encuestas ponen la forma en que fueron realizadas, entre qué porción del público, con cuántos entrevistados. A leguas se nota que es una empresa hechiza o fantasma; una “encuestadora mariachi”, que toca al son que le pidan los que le pagan.

     Los estudios de opinión de LaEncuesta.mx no aguantan la prueba del algoritmo, y un buen experto en estadística de inmediato puede demostrar -ya lo han hecho- que los resultados son inventados, porque siguen un ritmo secuencial que revela la autoría de una sola persona.

     Bueno, en la última encuesta, se pusieron a preguntar supuestamente a ciudadanos veracruzanos sobre sus preferencias electorales para la elección a Gobernador de 2024. Y como en todos sus ejercicios anteriores, ponen a Rocío Nahle como la favorita de entre todos los favoritos del partido Morena.

     Las cifras son de dar risa: Nahle: 39.8% en las preferencias, contra 24.9 del reconocido alcalde Ricardo Ahued, 15.3 del secretario de Educación Zenyazen Escobar, 15.2 del súper-delegado Manuel Huerta Ladrón de Guevara y 4.9 que no saben o no contestaron.

     Está tan mal hecha la muestra, que la suma de los porcentajes da 100.1, con una décima de opinadores de más que nadie se explica de dónde los sacaron.

     Y obvio, Sergio Gutiérrez Luna no aparece por ningún lado, como si fuera el desconocido que han querido proyectar entre el nada tonto público jarocho.

     Con acciones como ésta, el Gobernador y su gente lo único que están consiguiendo es que su Mesías se enoje cada vez más con ellos, y en una de ésas les da un golpe letal en la mesa… “golpes como del odio de Dios”, dijera César Vallejo.

sglevet@gmail.com

Categorías:Columnas, Sergio González Levet

Etiquetado como: