Columnas

¿Ñáñaras en Palacio? Encuesta de El Financiero: se derrumba Sheinbaum

Arturo Reyes Isidoro

Entre los simpatizantes de Morena, quienes decidirán en encuesta interna quién será el candidato de su partido a la presidencia en 2024, Claudia Sheinbaum se derrumbó en forma estrepitosa luego del choque de trenes en el Metro, de acuerdo a una encuesta que publicó ayer El Financiero.

Por el contrario, ascendieron tanto Marcelo Ebrard como Adán Augusto López Hernández y hasta Ricardo Monreal.

Al preguntarle a los simpatizantes de Morena quién prefieren que sea el candidato o la candidata, cuando en diciembre la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México alcanzaba un porcentaje de 41 por ciento, en la primera quincena de enero cayó a 33 por ciento, esto es, perdió 8 puntos porcentuales.

Eso motivó que ya la rebase el canciller, pues cuando en diciembre tenía una preferencia de 34 por ciento, ascendió a 35 por ciento. Otro que avanzó en forma significativa fue el secretario de Gobernación, quien de 16 pasó a 20 por ciento, significativo si se toma en cuenta que fue el último que entró a la contienda.

El encuestador en jefe de El Financiero, Alejandro Moreno, destacó el hecho de que la encuesta se levantó los días 6, 7 y 11 de enero y el choque en el Metro fue el día 7, de tal forma que se recoge ya la reacción del morenismo, que reprobó a la “corcholata” que el presidente Andrés Manuel López Obrador les quiere imponer.

Entre la población en general, tampoco le va bien a ella. En diciembre tenía una aprobación de 30 por ciento y luego del choque en el Metro cayó a 25 por ciento; por su parte, Ebrard pasó de 22 a 23 por ciento, Adán Augusto de 11 a 14 por ciento (va bien, en general) y Ricardo Monreal ascendió de 8 a 11 por ciento.

La caída de la Sheinbaum es general en los segmentos de la encuesta. En el área de tributos se advierte que desde noviembre empezó cuesta abajo. A la pregunta quién consideran que ha dado mejores resultados en su cargo, en noviembre 36 por ciento decía que la funcionaria, pero en enero ya solo la aprobaba 29 por ciento, mientras que Marcelo subió de 22 a 28 por ciento en el mismo lapso, empatándola ya.

Y a la pregunta quién representa mejor el proyecto de la cuarta transformación, Sheinbaum, que en noviembre tenía un porcentaje de 34 por ciento y en diciembre de 28 por ciento, en enero se derrumbó a 23 por ciento, una caída de más de 10 puntos porcentuales, mientras que Ebrard, que en noviembre y diciembre registraba 23 por ciento, bajó a 22 por ciento, o sea que mantiene su nivel.

En el promedio general a nivel nacional, Sheinbaum bajó de 46 a 41 por ciento (en noviembre tenía 47 por ciento, o sea, perdió ya 6 puntos porcentuales. y Ebrard subió de 36 a 38 por ciento, con lo que prácticamente están ya en empate técnico.   

Para el encuestador, las fallas en el Sistema de Transporte Colectivo Metro y la medida de emplear 6 mil elementos de la Guardia Nacional para la vigilancia del mismo, sí parecen haberle pegado.

La caída impacta al Gobernador

La noticia no puede dejar de tener repercusión en Veracruz si se toma en cuenta que Claudia Sheinbaum es la candidata del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, por quien, según ha dicho, late su “corazoncito”, con quien se ha exhibido tanto dentro como fuera del territorio estatal y ha mostrado apoyo abierto en el estado y hasta ha dejado que corra la versión de que dejaría la gubernatura para irse a coordinar su campaña.

Puede que porcentajes similares en encuestas internas oficiales hayan orillado al gobernador a abrirse a los demás aspirantes, con excepción de Ricardo Monreal, para quienes de pronto empezó a ofrecer piso parejo en Veracruz, y a decir que él será imparcial.

El ascenso de Marcelo Ebrard y de Adán Augusto López apuntalarían a Manuel Huerta y a Sergio Gutiérrez como aspirantes a la gubernatura, y la caída de Sheinbaum arrastraría consigo a Rocío Nahle.

El derrumbe de la mujer es más que evidente al grado que ha tenido que entrar en su rescate el presidente en sus conferencias mañaneras y ahora se prepara para irla a visitar y dar su mañanera desde la sede del gobierno de la CDMX.

La de El Financiero es la primera encuesta cuyo resultado se conoce luego del accidente en el Metro, pero no se cree que diferirán de otras que se levanten poschoque.

En la encuesta no se dice nada al respecto, pero, sin duda, el resultado apunta a una posible o casi segura derrota de Morena en la Ciudad de México en 2024, que de por sí ya se evidenció con la marcha del 13 de noviembre pasado a favor del INE, cuando salieron a manifestarse más de 200 mil personas (se llegó a calcular hasta 600 mil), aunque AMLO dijo que solo habían sido 60 mil y el gobierno de Sheinbaum, que entre 10 y 12 mil.

O sea, no será nada raro que el presidente busque apuntalar ahora a Marcelo Ebrard y a Adán Augusto para sucederlo y a Ricardo Monreal para gobernar la Ciudad de México, con quienes podría asegurar la permanencia en el poder del movimiento que encabeza, y descartar a Claudia Sheinbaum ante la caída libre que está teniendo su candidata.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: