Columnas

Reprimen y detienen a trabajadoras por defender sus derechos

Arturo Reyes Isidoro

Esposadas, como si fueran delincuentes de alta peligrosidad, dos extrabajadoras de la Secretaría de Salud y Dirección de Servicios de Veracruz fueron detenidas y están bajo proceso penal por reclamar respeto a sus derechos.

Norma Midia Casas Fernández y Yelitzi Lindali Pereyra Díaz podrían ser sentenciadas a entre seis meses y seis años de prisión, acusadas por la Fiscalía General del Estado del delito de sedición “en agravio a la seguridad del estado”.

Ellas fueron detenidas la tarde del martes pasado en un acto a todas luces arbitrario y de represión e intimidación como advertencia de que correrá la misma suerte todo trabajador que proteste y se manifieste.

La aprehensión fue avalada y justificada por el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, quien dijo que las detenidas con otros compañeros de trabajo causaron afectaciones al tomar las instalaciones.

El portal informativo billieparkernoticias.com, que tiene como lema “Las protagonistas. Periodismo con perspectiva de género”, resaltó el hecho de que “paradójicamente, portando un moño naranja por el día de la #noviolenciacontralasmujeres, descartó que las detenciones y encarcelamiento sean una represión a la libre manifestación”.

Trabajadores denunciaron que el líder sindical Antonio Ortiz Fernández, quien llegó al cargo apoyado por la propia Secretaría, se prestó al acto represivo pues dejó solas a sus compañeras, no obstante que se había comprometido a defender a la base trabajadora.

Los días 5, 6 y 7 de diciembre pasado 40 trabajadores, hombres y mujeres, tomaron las instalaciones y se manifestaron exigiendo a los mandos medios y jefes de área un trato digno y respeto a sus derechos laborales.

En represalia, el día 16 fueron despedidos 15 trabajadores. En demanda de su reinstalación, los trabajadores volvieron a protestar y a tomar oficinas los días 16 y 17 de enero pasado.

El día 16, Norma Midia llegó a las 6 de la mañana a la Secretaría y colgó lonas impresas donde se leían reclamos como “alto al servicio indebido del ejercicio público”, “alto a la violencia de género”, “alto al acoso laboral”, “alto a ceses injustificados”.

En una lona acusaban al director Jurídico, Jorge Luis Reyna Reyes, a quien acusaban de afectar las condiciones laborales y pedían la intervención del gobernador y del titular de la dependencia, Gerardo Díaz Morales.

“Se actuó con clara violencia de género”

En la nota del portal billieparkernoticias.com se dijo que la Policía Ministerial actuó “con clara violencia de género institucional”.

Resaltó que se trataba de dos mujeres “desarmadas, sin visos delincuenciales, quienes solo protestaron por sus derechos humanos y laborales, pues las engañaron que abrirían plazas y por solicitarlas las despojaron de sus empleos”.

Ayer, varios trabajadores que participaron en las protestas no se presentaron a trabajar por el temor de ser detenidos también, además de que temen que los despidan.

“Somos trabajadores, no delincuentes”

En una amplia y bien documentada nota informativa, la reportera Verónica Huerta, de AVC Noticias recogió el testimonio de los trabajadores, entre quienes, dijo, hay “indignación”, así como también temor.

“Somos trabajadores, no somos delincuentes”, le expresaron. Dijeron que en su memoria no hay registro de que en administraciones pasadas ejercieran represalias con órdenes de aprehensión en contra de la clase trabajadora que protestara para exigir mejores condiciones laborales.

El caso escaló ayer a nivel nacional pues el diario Reforma publicó en su columna “Templo Mayor” lo siguiente:

“LO QUE se está viviendo en Veracruz raya en la completa locura: por un lado, una familia (incluidos dos pequeños) es ejecutada en la vía pública y Cuitláhuac García culpa ¡a los muertos! diciendo que estaban en malos pasos. Por supuesto, a los culpables ni quién los busque. Eso sí, ayer trabajadores de la Secretaría de Salud estatal se manifestaron para reclamar por sus condiciones de trabajo y los policías del gobernador morenista se llevaron presas a dos mujeres, cuyo delito era exigir sus derechos.”

Morena, candil de la calle

El 20 de diciembre de 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador llamó a los empresarios otorgar las prestaciones que les corresponden a los trabajadores y no hacer despidos injustificados.

En su conferencia mañanera de ese día, expresó: “Hay una práctica no tan aceptable, no tan limpia de que se despide a los trabajadores en este tiempo; se despide de verdad o hay simulación para no pagar aguinaldo y otras prestaciones. No queremos que eso siga sucediendo. No podemos quedarnos callados”, subrayó.

Sin embargo, por lo que se ve en Veracruz, sus palabras son puro “choro mareador”, pues sus palabras no corresponden a los hechos y su lema de “primero los pobres” y de que el gobierno de la 4T es “humanista” es puro cuento.

Lo lamentable es que hasta ayer ningún grupo que se dice defensor de derechos humanos, ni de “colectivos”, ni de feministas, menos las diputadas o senadoras de Morena, que tienen la fuerza mayoritaria, habían salido a protestar por la detención y en defensa de las mujeres.

Por otra parte, personas allegadas a los trabajadores hicieron saber al columnista que si las detenidas no son absueltas entonces solicitarán al senador Ricardo Monreal su intervención, pues confían en que él no permitirá ninguna injusticia. También pedirán la intervención del secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, a quien harán llegar su protesta.

Igualmente dijeron que en el próximo proceso electoral no volverán a votar por los candidatos del gobierno de Cuitláhuac García, del que se dijeron estar muy decepcionados.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: