El legado de Emilio Gidi está en el día a día del quehacer universitario

  • Académicos en activo y jubilados reconocen la obra de quien fuera Rector de la UV de 1992 a 1997 

 

José Luis Couttolenc Soto

 

Foto archivo

Xalapa, Ver., 02 de abril de 2019.- Académicos en activo y jubilados de la Universidad Veracruzana (UV) reconocieron el legado que en los ámbitos de la academia y la función pública deja Emilio Gidi Villarreal, rector de esta casa de estudios de 1992 a 1997, quien falleció la madrugada del lunes 1 de abril.

Enrique Córdoba del Valle, docente de la Facultad de Derecho y ex colaborador del jurista, mencionó: “Si tuviera que sintetizar el trabajo de Emilio Gidi, diría que lo más trascendental es la Autonomía Universitaria que logró, la cual fue resultado de un trabajo arduo, de mucha labor política y académica, y que significó el inicio de una transformación en la UV pues a partir de ese momento la Universidad iniciaría su cambio de modelo, cambiaría no sólo la forma de designar a sus autoridades, sino también el quehacer académico, porque de manera natural se terminaría la injerencia del Estado, políticamente hablando, en la Universidad”.

Consideró también que “fue un Rector visionario, el trabajo que desarrolló está vivo, está presente, lo vemos día a día en el quehacer universitario, en el reforzamiento de las academias, en el crecimiento de la infraestructura universitaria, además de que instauró el servicio social en las brigadas universitarias”.

Fue un estadista con don de liderazgo

José Luis Cuevas Gayosso, investigador y docente en el Seminario de Derecho Romano, opinó que Gidi Villarreal “fue una persona con un gran don de liderazgo, un estadista que tuvo la posibilidad de realizar programas y estrategias de desarrollo que culminaron en grandes obras como lo es la propia infraestructura universitaria”.

Dijo que en las sesiones de la comisión conformada para la elaboración de la nueva Ley Orgánica con frecuencia se le recuerda “porque fue un visionario que realizó una restructura dentro de la UV, y fue él quien coordinó la reforma de la Ley Orgánica que hoy se encuentra vigente y que le dio un nuevo cariz a la Universidad”.

Apuntó que durante el rectorado de Roberto Bravo Garzón se tuvo una descentralización, pero Emilio Gidi llegó a consolidar esa posibilidad de proyección universitaria hacia las regiones, “y la parte fundamental es la posibilidad de tener la nueva Ley de Autonomía para la Universidad.

”El primer paso estructural indispensable para la Autonomía lo dio Emilio Gidi, y a eso se le sumaron las otras autonomías que consolidan la que hoy podemos gozar”.

Líder nato y creativo dentro de la academia

Sara Luz Celia Quiroz Ruiz, investigadora retirada y quien fuera cercana colaboradora del ex Rector, lo calificó como “un líder nato y creativo dentro de la academia que deja una vasta obra escrita –que comprende el aspecto jurídico de los pueblos originales– para los estudiosos del derecho, producto de sus estudios de las constituciones del estado de Veracruz, del estudio legislativo y de la culminación de su posgrado en España”.

La investigadora refirió que su administración “fue una época de transición que llevó a la Autonomía de la UV, instalándose su primera Junta de Gobierno, y fue ése un paso de innovación y de creatividad, porque en ella convergieron opiniones de académicos tanto de la UV como de otras instituciones”.

Cabe mencionar que en la exposición de motivos de la Ley de Autonomía de la Universidad Veracruzana, publicada en la Gaceta Oficial el 30 de noviembre de 1996, enviada por el entonces gobernador Patricio Chirinos Calero, se señala: “El otorgamiento de la Autonomía para la Universidad Veracruzana implica reconocer y garantizar la capacidad de la comunidad universitaria para darse a sí misma normas internas, su perfil académico, sus formas de gobierno y sus autoridades, a la vez que para cumplir la responsabilidad de la libertad de cátedra, de investigación, de libre discusión de las ideas en beneficio de la sociedad a la cual sirve y debe su razón de ser”.