Columnas

50 Aniversario del Festival Internacional Cervantino de Guanajuato. (III) 

“Los trabajos de Persiles y Sigismunda”. Primera y segunda parte publicada en 1617

Mtro. José Miguel Naranjo Ramírez

Cuatro días antes de morir, Miguel de Cervantes Saavedra escribió la dedicatoria de su novela intitulada: “Los trabajos de Persiles y Sigismunda” al Conde de Lemos. Cervantes murió creyendo que esta novela sería la obra más importante de toda su producción. La novela fue publicada de manera póstuma en el año 1617 y por la enorme fama que poseía el autor fue muy difundida, leída y comentada. Hoy día la obra forma parte importante del mundo cervantino, sin embargo, no existe la menor duda en los especialistas cervantinos y en la crítica literaria, que la obra inmortal de Cervantes y la más importante de lengua española es el Quijote, esto no implica que al acercarnos al mundo de Persiles y Sigismunda estemos ante una obra menor, no, basta decir que estamos ante Cervantes y esto obliga a que sea una obra literaria inevitable e imprescindible, y en la experiencia personal puedo decir que es una obra exquisita de lectura muy placentera. 

En estas primeras dos partes de la larga historia los personajes centrales son Periandro y Auristela, dos enamorados que vivirán un sinfín de aventuras, infortunios, peligros, bondades, todo alrededor de un dilatado viaje por la mar, incluyendo estancias en algunas islas. El objetivo de los enamorados consiste en poder llegar a Roma, desposarse cristianamente y por fin vivir felices como esposos, empero, los trabajos de ambos consistirán en siempre tratar de sortear con inteligencia, astucia, carácter, firmeza, valentía, todas las vicisitudes que se les van presentando. En momentos Auristela será raptada por piratas, comprada por reyes, y siempre Periandro navegará buscándola para rescatarla, esto incluye enfrentarse con bárbaros, corsarios, soportar y sobrevivir a los cambios de la naturaleza, etc. hasta lo aquí narrado se puede comprender el titulo de la obra, es decir, los trabajos de Persiles y Sigismunda, son la penas a las que tienen que sobreponerse para que su amor triunfe, sin olvidar que el cristianismo en la época de Cervantes era la fe reinante y esta enseñaba que el amor todo lo puede, todo lo sufre, todo lo soporta, todo lo espera…

Un personaje importante que acompaña a los protagonistas centrales es el Príncipe de Dinamarca llamado Arnaldo, de hecho, a este personaje hasta esta parte de la historia lo pondría como personaje principal junto a Periandro y Auristela, porque Arnaldo de buena fe compró a unos corsarios a Auristela y desde que la vio quedó prendidamente enamorado de ella. Auristela es descrita como una joven de diecisiete años poseedora de una belleza imponente. La historia de estos tres se entrelazará al momento que Periandro llega a Dinamarca y sabe que su bella Auristela fue raptada por unos bárbaros con la intención de casarla con el jefe de su tribu, por ello, cuando Periandro conoce a Arnaldo se hace pasar por hermano de Auristela y recibe todo el apoyo del Príncipe dinamarqués para que vaya en rescate de su hermana, por supuesto que consciente de que Arnaldo está enamorado de Auristela y una vez rescatada se querrá casar con ella, pero, por ahora Periandro no se preocupa de la mentira que le dijo a su rival Arnaldo, lo importante es salvar a su amor de cualquier peligro y ya después planearán cómo quitarse de encima al Príncipe.

La embarcación dirigida por la gente de Arnaldo partió en búsqueda de Auristela, sucederá todo un acontecimiento y al final con mucho peligro Periandro logró rescatar a su amor, el problema es que, al poco tiempo del rencuentro de los enamorados, Arnaldo los encontró y ellos tuvieron que seguir pasando como hermanos. A partir de toda esta trama los personajes vivirán muchísimas aventuras y travesías. 

Uno de tantos sucesos se encuentra en el contexto en que Periandro liberó a Auristela y de pronto se vieron en una pequeña isla donde vivía una familia que desde el inicio los arropó, cuidó, alimentó. Esta familia se integra por Antonio, su esposa Ricla, los hijos Antonio y Constanza. Aunque Antonio es español, pasa en la historia como bárbaro debido a que por desgracias que padeció en su juventud, tuvo que huir de España y arribó en esa isla donde conoció a Ricla. Antonio y Ricla se enamoraron y procrearon los hijos antes mencionados que ya son jóvenes, luego entonces, los cuatro son considerados bárbaros por estar lejos de la fe cristiana, viven literalmente como salvajes asilados de la buena fe…

Conforme van apareciendo los personajes cada uno irá contando sus historias, esto hace que sea una novela que se extienda y prolongue mucho. Así aparecerá Rutilio, protagonista de origen italiano de quien conoceremos una extensa historia. Luego surge la familia encabezada por Mauricio y su hija Transila, el esposo de esta llamada Ladislao e igualmente narrarán la historia de sus vivencias. Es importante señalar que algunas anécdotas son atrapantes, cautivantes, misteriosas, asombrosas, heroicas. Todos los hechos narrados del pasado, al final, terminarán relacionados con los eventos del presente, es decir, entendemos porque están en esa isla o en la mar, de acuerdo a los acontecimientos narrados por cada personaje. Por eso es importante no perder el hilo de la lectura y respetar cada capítulo, porque así es como Cervantes va explicando y justificando la aparición de cada personaje o determinado hecho, en ocasiones ya dado en la trama y misma que se terminará comprendiendo en las futuras historias relatadas por algún protagonista…

Un ejemplo de lo anterior lo encontramos cuando aparece el Rey Policarpo junto a sus hijas Sinforosa y Policarpa. Resulta que Periandro al andar buscando a Auristela, llegó sin saber al reino de Policarpo, allí fue bien recibido, atendido, y en el contexto en que arribó en esta isla se encontraban las celebraciones de las fiestas que incluían competencias deportivas, artísticas, y muchas actividades que se premiaban. Periandro en agradecimiento a la cortesía con la que fue recibido y tratado, participó en las competencias, el joven demostró ser fuerte, vigoroso, capaz, ágil, habilidoso, prudente, tenaz, y ganó todos los premios por ganar, esto suscitó que Sinforosa, la hija del Rey, se enamorara profundamente de Periandro, al extremo que buscó la manera de convencer a un marino que era trabajador de su padre para que fuera a buscar a Periandro y se lo trajera de regreso inmediatamente.

Este acontecimiento será muy importante en la historia, porque al final todos los personajes que han surgido están relacionados, viajan en la misma embarcación y llegarán al reino de Policarpo. Aquí tenemos a Periandro y Auristela enamorados, pero fingiendo que son hermanos. El Príncipe Arnaldo se encuentra aferrado a Auristela y no se aleja un solo instante de los supuestos hermanos porque quiere casarse con ella.  El problema se agravará más cuando sabemos que el Rey Policarpo al ver a Auristela ha quedado rendido ante su belleza, sin olvidar que Policarpa se encuentra obsesionada por Periandro, cosa que Auristela sabe y esto le provoca celos, molestias, angustias. Los demás personajes son importantes, Antonio y su familia, Rutilio, Mauricio, Transila, Ladislao, pero todos ellos giran entorno a las pasiones, amores y celos antes mencionados…sin dejar de señalar que aparecen y desaparecen personajes menores que en su momento son importantes en la urdimbre. 

Por ahora concluiré estas dos primeras partes contándoles que Periandro está firme en su amor por Auristela, luchará por él y si tiene que morir en la lucha, morirá, con la motivación racional de que su amor es correspondido. Ahora bien, alguien podría preguntar: ¿y en qué momento aparecerán Persiles y Sigismunda? El desenlace de esta bella historia lo conoceremos en el próximo artículo donde narraremos los episodios tercero y cuarto y con ellos el fin de los pesados trabajos de Persiles y Sigismunda…

Correo electrónico: miguel_naranjo@hotmail.com

Twitter@MiguelNaranjo80

Facebook: José Miguel Naranjo Ramírez.